El Metaverso Emocional

El auge de nuevas tecnologías nos exige también innovar la forma de comunicarnos con nosotros mismos y con todo lo que nos rodea. ¿Por qué? Porqué la interacción emocional cotidiana no es coherente con la evolución de conciencia. ¿Por qué? Porqué como lo dice Miguel Ruíz en su libro Los Cuatro Acuerdos, la humanidad ha estado sometida a un sistema de creencias escritas por nuestros padres, por la iglesia y la sociedad en general, que se repiten una y otra vez de generación en generación y con las que hemos creado el Libro de la Ley. Un compendio elocuente de todo lo aprendido que rige nuestros patrones de comportamiento a lo largo de la vida y que ajustamos individualmente para ceñirnos rigurosamente al él.

El Libro de la Ley necesita ser rediseñado y alineado con modelos de pensamiento que eleven la dinámica emocional en la que vivimos, a procesos más conscientes y libres de paradigmas limitantes desde el ser y él hacer. El Metaverso, mas allá de la tecnología, es un nuevo universo de posibilidades para vincularnos con el futuro y para hacerlo es indispensable escalar a a otros niveles para conectar con nuestro yo, con lo que percibimos, con lo que expresamos, con lo que nos da sentido en nuestro interior.

Si las emociones son respuestas o reacciones fisiológicas de nuestro cuerpo ante cambios o estímulos que aparecen en nuestro entorno y en nosotros mismos, necesitamos entender que la dinámica de la vida en este momento de la tierra, cada vez más nos expone a grandes cambios y a mayores estímulos y que necesitamos innovar la forma como reaccionamos, a fin de que la consciencia emocional (tener la habilidad de darse cuenta de las propias emociones y regularlas sin esfuerzo) sea un lenguaje natural que se aprenda desde niños y repose en el libro de la ley de las nuevas generaciones y en los códigos de desarrollo del gran Metaverso.

¿Cómo?

  1. Se consciente de quién eres, de como funcionas, que aceptas genuinamente en tu vida y que ha sido impuesto por ti o por otros de forma consciente o no.
  2. Elige, a nivel emocional, con que te quieres quedar de ti misma/o. El resto déjalo en observación.
  3. Usa una herramienta contundente de autoconocimiento y consciencia. Meditar siempre es, si no la mejor, una excelente opción.
  4. Obsérvate y decanta cada día mas lo que sientas que te pesa.
  5. Si algo te molesta de ti, replantéalo. Estas reescribiendo tu libro de la ley y puedes adaptarlo como quieras.
  6. Se libre de ser tú. Coherente, consciente y en sincronía con la esencia que habita en ti, mas allá del ego.

Suscríbete a mi página